Triste ausencia de dos amigos

En estos días nos han dejado dos “Locos del cine”, José Luis Borau y Tony Leblanc. Con los dos compartí amistad, trabajos y vivencias.

A Borau intenté encontrarle un coproductor colombiano para HAY QUE MATAR A B y fracasé en el intento. Tuve el honor de presentarlo en la sesión de homenaje que le dedicaron en la ESCAC. Siempre optimista y bonachón, era un gran profesional y una excelente persona. Siempre lo recordaré con gran cariño.

Con Tony Leblanc coincidí en siete películas, a finales de los 50 y principios de los 60, cuando yo trabajaba como técnico de producción. Recuerdo que lo pasé muy bien con sus bromas, y conocimiento del boxeo, en EL TIGRE DE CHAMBERÍ. Años después nos ayudó, a Summers y a mí, en la búsqueda de figuras retiradas de los rings, para que colaborarán en JUGUETES ROTOS. Recuerdo que siempre lo pasó muy mal económicamente (aunque ganaba mucho dinero tenía un agujero en el bolsillo) y para pagar sus deudas llegó a trabajar AUNQUE PAREZCA IMPOSIBLE más de quince horas diarias porque durante muchos meses alternó dos rodajes y, alguna vez, teatro y sus actuaciones nocturnas en una sala de fiestas. Tenía una salud de hierro y un entusiasmo insuperable.

Descansen en paz. El cine español no los olvidará nunca.

J. A. Pérez Giner

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*