15 de Diciembre de 2009. Proyectos de futuro.

Hola señor Péres Giner,

Solo queria consultarle si tiene nuevos proyectos entre manos. Las ultimas peliculas suyas la verdad es que no me han interesado mucho. ¿Cambiara de registro?

Querido amigo:

Recibo su pregunta y paso a contestarle.

Antes de nada le agradezco su sinceridad sobre mis dos últimas producciones que merece una previa respuesta.

Es posible que estén fallidas las últimas películas mías, pero yo opino que su resultado está por encima del la media de la calidad del cine español. Ya sé que no es mucho porque la “media” esta muy baja, pero… rodar una película en pocas semanas y con escasos medios es difícil, y lo digo como atenuante, no sólo en mi caso, sino aplicado a todo el cine “independiente” del Estado.

¿Futuro? ¿Proyectos? Yo confieso que estoy en horas bajas, tengo tres proyectos pero “aparcados” hasta que vea un panorama más esperanzador, y el Ministerio y la Generalitat concreten con nuevas leyes y/o decretos sus intenciones publicadas en prensa y otros medios de comunicación. Es muy importante, es fundamental, que las televisiones concreten el número de productos, y en que porcentaje, desean coproducir o comprar. Ultimamente Bruselas y los tribunales de apelación están revocando las ayudas previstas por el Estado.

Pero aprovechando su pregunta, y para hacer honor a la intención de esta sección (dar consejos), aprovecharé para dar uno, aún a riesgo de equivocarme, a todos aquellos productores y creadores que estén mirando hacia el futuro.

Considero (es mi opinión) que un proyecto “triunfa” cuando consigue un rendimiento económico o cultural. Es decir, cuando se convierte en un éxito comercial, o cuando la crítica y los festivales le dedican múltiples elogios. Ahora bien, para realizar nuevos proyectos hay que recuperar la inversión, aún en el caso de películas “de autor” o de “interés cultural”, porque si no es así, no existirá una segunda película. Es una verdad indiscutible, aunque muchas empresas no la tengan en cuenta. En consecuencia, y observando los resultados del cine español en los últimos tiempos, llegamos a las conclusiones siguientes:

– Sin una distribuidora que asegure la comercialización digna del producto no hay que arriesgarse. Es “suicida” luchar contra los colosos, sin contar con una red de comercialización, aunque sea modesta.

– Sin una venta, o ventas, a televisión, se llegará difícilmente a la amortización de la inversión, sea cual sea el éxito en las pantallas de cine. Hay que tener en cuenta que sólo un pequeño porcentaje de las producciones españoles amortizan los gastos de copia y publicidad, aún teniendo unos dignos resultados.

– Un presupuesto superior a los dos millones de euros no se amortiza, en el noventa por ciento de los casos, en el territorio español, aunque se llegue al máximo de subvenciones y el estreno en cines amortice copias y publicidad. Por lo tanto el exceso de los dos millones de euros hay que conseguirlo de preventas y/ o coproducciones del extranjero.

En los últimos años sólo han sido rentables en el cine español las “películas de genero”, especialmente las de terror (el caso de “El Orfanato” o “Rec” son los ejemplos más significativos) o las comedias “vulgares” (casi “astrakanadas”) como las de Santiago Segura y últimamente “Mentiras y gordas” y “Fuga de cerebros” (para poner dos ejemplos recientes). La excepción que confirma la regla son las películas de Almodovar, Amenabar, que significan, como máximo, dos o tres títulos anuales.

Por lo tanto mi consejo:

Sólo en caso de conseguir distribución y derechos de televisión y tener un presupuesto asumible empiece una película. Lo sensato es invertir un dinero con un “tope” de inversión, en preparar un proyecto (si se recibe ayuda previa de las instituciones mejor) y una vez pasado un tiempo razonable de uno o dos años, abandonarlo sino se ha conseguido “ en principio”, con distribuidora, subvenciones, derechos de TV, y preventas al extranjero la inversión prevista. Es mejor cortarse un dedo que un brazo.

Y no olvidar contar con técnicos que respeten el presupuesto, sin merma de la calidad prevista. Esta es la parte más fácil de conseguir porque afortunadamente existen muchas posibilidades, en cualquier especialidad.

Si tiene alguna duda no dude en escribirme de nuevo.

¡Salud! y un amistoso saludo,

J.A. Pérez Giner

Print Friendly, PDF & Email